Regreso al Puerto del Pino

Bajaba de Aínsa hacia Barbastro y, al llegar a la altura de Abizanda, sentí la necesidad de pasar de nuevo por el Puerto de Pino, o el Alto del Pino según indica el cartel en la cima. Era el tramo que enlaaba Naval con Qbizanda. Hace tiempo era el paso obligado para ir de Barbastro al Sobrarbe, la C-138. Ahora tiene menos categoría y es la A-2210. Pero allí siguen las incontables curvas de la vertiente norte del paso y esa fuente muy cerca de la cima desde el sur.

Un vecino de Naval se lamentaba de la pérdida que supuso para su pueblo la construcción de la variante de Abizanda y el traslado del tráfico a la nueva carretera. Tampoco es tan duro como decían, añade. Nosotros seguimos utilizando esta carretera para ir a Sobrarbe, sentenció finalmente. En algún momento, por problemas en la carretera nueva -no sé si obras o un accident-, la antigua del alto del Pino recuperó brevemente su importancia
Cima del puerto

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Una veintena de periodistas oscenses se han dado cita esta mañana en la Plaza de Navarra para leer un manifiesto elaborado por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, con motivo de celebrarse hoy el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Este es el texto:

Por un periodismo digno, profesional y sin presiones
La crisis económica ha provocado un debilitamiento de los medios de comunicación que les ha vuelto vulnerables a la presión de todo tipo de poderes. Esta situación afecta también al periodismo, en mayor o menor medida, porque influye en el ejercicio de la profesión en un entorno de precariedad laboral. Para salvar el derecho a la libertad de prensa no sólo corresponde proteger y defender a periodistas y medios de comunicación, sino también a la sociedad en su conjunto, teniendo en cuenta que el de recibir información veraz es un derecho fundamental.
Los avances tecnológicos de carácter digital han creado un campo en el que se producen confusiones entre rumores, informaciones y falsedades, y cuya convivencia proporciona un ambiente donde se registran con frecuencia colisiones entre derechos fundamentales. De ahí el compromiso de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE) por llamar la atención de la sociedad sobre su responsabilidad ante la necesidad de la libertad de prensa: sólo podrá llevarse a cabo desde la formación de ciudadanos críticos con los medios de comunicación, desde la madurez democrática, la responsabilidad e independencia.
El empeño que persigue la FAPE para que se incluya formación específica sobre medios de comunicación en las aulas de los institutos tiene el objetivo de conseguir que, desde las edades más tempranas, se aprenda a separar informaciones de opiniones, diferenciar medios, exigir transparencia en cuanto a financiación, reclamar la independencia de los poderes públicos frente a los gobiernos y exigir un compromiso ético de los periodistas. De esta forma, a los ciudadanos se les podrá pedir también un adecuado comportamiento en las redes sociales y en otras herramientas que facilita Internet.
Por todo ello en el Día Mundial de la Libertad de Prensa, la FAPE hace un llamamiento a los ciudadanos para que, entre todos los sectores sociales, consigamos un auténtico periodismo y que podamos contar con próximas generaciones libres también, pero formadas adecuadamente. Que demanden unos medios públicos con independencia de los Ejecutivos y que exijan transparencia en cuanto a la financiación por publicidad institucional.
Como principal organización profesional en España, la FAPE defiende la titulación de Periodismo y un ejercicio profesional donde no se explote a alumnos en prácticas mientras se despide a redactores con experiencia, con unas condiciones laborales dignas.
Porque el derecho a la información es de los ciudadanos, no de los poderes, queremos una sociedad formada, así como un periodismo digno, profesional y sin presiones.
Es de justicia reivindicar en esta fecha el papel del intelectual José Isidoro Morales, padre de la libertad de prensa e imprenta en España, como autor del decreto de la libertad de imprenta promulgado por las Cortes de Cádiz. Nacido en Huelva en 1758 falleció en el exilio parisino en 1818 y fue el autor del decreto de la libertad de imprenta promulgado por las Cortes de Cádiz. Esta reivindicación fue aprobada por la Asamblea General de la FAPE recientemente celebrada en Mérida.
.

El puente de Jánovas, una obra singular


El puente colgante de Jánovas sigue su camino para ser declarado BIC (Bien de Interés Cultural). Se destaca en la propuesta el hecho de que mantiene el cableado que se colocó en 1881, cuando se tendió sobre el cauce del río Ara. Esto es algo único en nuestro país.
La existencia de un paso sobre el río en esta paraje no es nueva. Hay restos de una obra anterior que presentaba un estado deficiente al llegar el último tercio del siglo XIX. Un «Itinerario Descriptivo Militar de España», publicado en 1866, mencionaba el puente de Jánovas en una ruta «de Jaca a la frontera por Boltaña y Benasque». En concreto, el texto indicaba que «a la salida de Jánovas se pasa a la orilla derecha por un débil puente, construido sobre dos caballetes».
Restos del antiguo puente de Jánovas
El puente, pese a todo, estaba en servicio. El Diario de Huesca, el  31 de mayo de 1876, informaba de que «en los días 4 y 11 del inmediato mes de junio y hora de las diez de la mañana, se verificará en la casa consistorial del pueblo de Jánovas el arriendo del paso del puente de propios de dicho  pueblo».
En una pieza de fundición de las torres del actual  puente colgante se lee «1881». Sobre quién lo promovió, hay una referencia en la Revista de Aragón, en el número 5 de mayo de 1902. Lo menciona Vicente Castán en un artículo sobre «Mosen Acequias», que es como se conocía a Ramón Baldellou, cura de Torre de Obato.  
Cables del puente en la margen izquierda
El sacerdote explicaba que «el puente colgante de Jánovas (de grande provecho) fue obra intentada por su cura d. José Solano y, con el plan que formamos entre él y yo el año 1881; se llevó a efecto en 1882, habiéndole dado instrucciones y yendo una sola vez al estar para sentarlo».
El caso es que siguió habiendo un puente sobre el Ara en Jánovas y El Diario de Huesca de 26 de septiembre de 1899 informaba de que «el Ayuntamiento de Abella y Jánovas ha acordado celebrar una feria en el pueblo de Jánovas en los días 15 y 16 de octubre de cada año, donde podrán verificarse transacciones de toda clase de ganados, así como de productos agrícolas, quincalla, etc., no cobrándose impuesto alguno y dando paso franco por el puente sobre el Ara en dichos días». Son cuatro datos sobre una obra singular que merece la atención de la sociedad por sus características técnicas. Queda aparte su símbolo ante el proyecto de regulación del río Ara que finalmente fe desechado.
El puente desde la margen derecha

Cuando un viaje entre Zaragoza y Ayerbe duraba ocho horas


Dibujo de una diligencia publicado en «Notice sur léxposition centennale des moyens de transport», París 1901
El Boletín Oficial de la Provincia de Huesca del 24 junio 1853 incluía en su última página un anuncio del servicio de diligencia de Zaragoza a Ayerbe y viceversa. Su lema era «celeridad, economía, comodidad.»
Anunciaba que, desde el día de junio, se había reanudado este servicio tras «la favorable acogida que el público, y particularmente los señores balistas, les dispensaron en el año anterior.» Se destacaba «lo ventajoso que es para los que desde Zaragoza se dirigen a la montaña y viceversa». Se establecían los viajes de costumbre en «coches de nueva construcción.»
La diligencia salía de Zaragoza a las cuatro de la mañana lunes, miércoles y viernes. Llegaría sobre las doce del mediodía a Ayerbe, desde donde saldría el servicio martes, jueves y sábado, con el mismo horario. El anuncio añadía que también se admitían asientos directamente para Jaca, baños de Panticosa, Tiermas y Urdox (Francia) a precios equitativos.»
Las tarifas eran 38 reales Berlina y 30 reales Interior, pudiendo llevar «una arroba de peso gratis; el exceso será proporcionado». La referencia era en Zaragoza la Plaza del Carmen y en Ayerbe, «los señores Coiduras».
¿Por dónde circularía esta diligencia? El diario madrileño La América, en su edición del 24 agosto 1862 informaba de que «para llegar al pueblo de Panticosa, cabeza de quiñón y punto de necesario tránsito a las aguas del mismo nombre, hay que atravesar desde Zaragoza, los pueblos de Villanueva, Zuera, Gurrea, Biscarrués, Murillo, La Peña, Anzánigo, Bernués, Jaca, Senegüé, Biescas y el Pueyo, o sea una extensión de unas 23 leguas... ...a dos horas de este pueblo se encuentra el famoso establecimiento de aguas medicinales que tan justa fama ha adquirido en España y aún en toda Europa.» Entre Biscarrués y Murillo está Ayerbe.

El olivo de Grustán

Olivo frente a la parroquial de Grustán
Este olivo es un privilegiado. Disfruta de unas excelentes vistas de la confluencia de los valles del Ésera y el Isábena en Graus. Está en Grustán, un pueblo deshabitado, frente a la parroquial. Pero aunque sea triste este silencio, me parece que compensa lo que ve desde tan privilegiada atalaya. También es un buen sitio para sentaser, descansar y comer un bocadillo, tras un paseo desde Graus, por la ermita de San Miguel y la ruta de los miradores. El reloj de sol de la torre de la parroquial marcaba la una. Para ver el panorama hay que subir desde Graus a Grustán. Vale la pena. Me parece.
Reloj de sol de Grustán

El ferrocarril y las industrias de La Peña

Instalaciones de Eiforsa en La Peña. Al fondo, a la izquuierda estaba la fábrica de Carburo


La línea del ferrocarril Huesca Jaca dio vida al nuevo núcleo de La Peña, creado tras desaparecer el primitivo por las obras de la presa que lleva su nombre. Fue preciso trasladar la estación y variar el trazado, construyendo un nuevo puente porque la cota máxima de embalse afectaba a la línea en servicio desde 1893.
La flecha señala dónde estuvo la primitiva estación de La Peña, trasladada piedra a piedra a su actual ubicación
Puente primitivo del ferrocarril junto a La Peña
Había electricidad, agua en el embalse -puesto en servicio en 1913- y una línea de ferrocarril parea recibir materiales y exportar producto elaborado. No hay que olvidar que el Gállego es uno de los ríos de la provincia con más saltos hidroeléctricos desde las altas cumbres hasta la tierra llana.
En1904 se constituyó en Zaragoza la empresa Electro Química Aragonesa[1]. Un año después tenía el contrato para el suministro de electricidad. Las instalaciones de la fábrica de Carburo se levantaron en el barrio de la Estación, conocido luego, también, como barrio del Carburo. La materia prima se obtenía en el Saso y Escalete. La fábrica dio vida a La Peña en esta nueva etapa de su existencia.
Una vez construida la presa, había maderistas que bajaban navatas por el Asabón hasta el embalse para transportarla en el ferrocarril a la tierra llana. Luego, esta madera empezó a transformarse en La Peña. En los años 20 se creó un pequeño taller para el tratamiento de la madera.  En 1946 se instaló Eiforsa y desde entonces hasta ahora se trata la madera para diversos usos al aire libre.

[1] Este dato y los siguientes se han extraído del libro «1913-2013. El siglo de La Peña. Historia de un pantano centenario en el río Gállego», de Javier Lafuente González y Jacob Gragera Artal, editado en 2013 por el Sindicato de Regantes del pantano de La Peña.