El desafío del pequeño frente al gigante

Bajando de Aguilar (Boltaña) vi esta imagen de Casa Peña, en Silves Bajo. Es como un grano de arena en la inmensidad del desierto. Pero allí sigue, frente al poderío de la Peña Montañesa y el Pirineo entero. No importa la envergadura de tu enemigo, sino tu deseo de luchar. Me parece.
Casa Peña, sobre la roca, desafía a la Peña Montañesa. Casi nada.

Regar desde el embalse de Calcón

El embalse de Calcón, finalmente, servirá para regar. Está camino de concluir una reivindicación con más de cien años de vida. De notas sobre informaciones que realicé hace años, se pueden repasar, brevemente, alguno de sus hitos.
Las aguas de Calcón regarán tierras del Somontano entre Huesca y Barbastro

El proyecto inicial data de 1910. En el Plan de Obras de la Confederación Hidrográfica del Ebro de 1926 figuraba como uno de las actuaciones a desarrollar, construyéndose la pista de acceso y la casa de los ingenieros diez años después. Por Ley de 5 febrero 1943, fue incluido entre las obras a realizar en la Cuenca del Ebro dentro del Plan de Obras Públicas de 1939. Salió a subasta en 1960, adjudicándose un año más tarde. Finalmente Los trabajos quedaron paralizados en 1964.
La Confederación Hidrográfica del Ebro retomó el proyecto en 1984, cuatro años después de que se formara la comunidad de usuarios expectantes. Las obras del nuevo proyecto salieron a licitación en 1989, tras completarse el proceso administrativo preciso para rescindir el contrato con la primera empresa concesionaria. En abril de 1994 trascendió que la empresa que construía la presa, Coninsa, había presentado un expediente de suspensión de pagos. Responsables de la constructora, no obstante, afirmaron que este hecho no afectaría a los trabajos de Calcón y que finalizarían en el otoño. Este mismo plazo daban fuentes oficiales de la Confederación Hidrográfica del Ebro en aquellas fechas.
En septiembre de 1994, los trabajos que se desarrollaban para finalizar el pantano de Calcón se concretaban en terminar el azud de derivación, eliminar las filtraciones del trasvase Formiga-Calcón, consolidar el terreno y concluir los remates de las obras. La Confederación Hidrográfica del Ebro, en ese momento, mantenía la previsión de concluir los trabajos al finalizar el año. En noviembre se firmó la escritura pública de cesión del contrato a la nueva empresa constructora y en diciembre se produjo la sustitución efectiva por parte de Cubiertas y Mzov.Una vez concluido el proceso de cesión del contrato por parte de la empresa Coninsa a Cubiertas y Mzov, esta última se hizo cargo de las obras de Calcón. 
En enero del 95, se trabajaba en el puente sobre el aliviadero y, próximamente, se iba a comenzar la inyección de cemento en el cuerpo de la presa para terminar esta parte de la obra. Igualmente, se actuaba en la deforestación del vaso del embalse y en el trasvase del Formiga, que completará la dotación del pantano. Fuentes oficiales de la Confederación Hidrográfica del Ebro explicaron que se trabajaba con la previsión de concluir todo el proceso en abril e iniciar posteriormente el llenado y la puesta en carga de esta obra hidráulica.En mayo del 95, pese a las fechas previstas en un principio, continuaban los trabajos para concluir la presa y hacer la prueba de carga. En noviembre de ese mismo año continuaban las labores, sin apuntar las citadas fuentes ninguna fecha para concluir la obra.
Finalmente, el secretario de Estado de Política Territorial y Obras Públicas, José Alberto Zaragoza, inauguraba el 23 de enero de 1996 las obras de la presa de Guara. Regula caudales de los ríos Calcón y Formiga. Se trata de una estructura de 63 metros de altura sobre cimientos y 85 de longitud de coronación en la cota 792. El embalse tiene una capacidad de 3,6 hectómetros cúbicos de agua. Ha costado 1.500 millones de pesetas. El destino de los caudales almacenados en este pantano será el abastecimiento humanos y riego de tierra en los términos de Angüés, Ibieca, Aguas, Panzano, Labata, Sieso, Liesa, Casbas y Junzano.
Ahora sale a información pública el proyecto para la puesta en riego de las superficies que se beneficiarán del agua embalsada en Calcón. 
Presa de Calcón

Morillo de Sampietro, o la lucha por dominar la montaña


Antonio Angulo publicó el 4 septiembre 1982 un artículo en El País, que titulaba: «Una aldea de Huesca, pionera en la utilización de energía solar y eólica». Comenzaba explicando que «las seis personas que viven en Morillo de Sampietro, una pequeña aldea situada en el Pirineo de la provincia de Huesca, han asistido durante el pasado mes de agosto a la mayor transformación que ha experimentado el pueblo en toda su historia. El día 6 llegó el primer vehículo al pueblo. El único medio, de transporte utilizado hasta entonces habían sido las caballerías. Cuatro días después, coincidiendo con la fiesta mayor, el 10 de agosto, los vecinos de Morillo, cuyas edades oscilan entre cincuenta y 81 años encendieron en sus casas, las primeras bombillas, que funcionan en base a la energía eléctrica producida por el sol y por el viento.» Era un proyecto de la Diputación Provincial de Huesca que buscaba sistemas alternativos para electrificar lugares a los que las líneas de las grandes eléctricas nunca iban a llegar.
El invento no impidió que la gente acabara marchando, aunque este lugar nunca quedó completamente deshabitado. Actualmente, un matrimonio vive todo el año y algunas familias lo hacen a temporadas en sus casas familiares. Hay otra parte del pueblo que, como en tantos lugares del Pirineo, ha caído arruinada.
Curiosamente, permanece en pie el aerogenerador que formaba parte de esa primera instalación eléctrica de Morillo. El vecino actual, escéptico en esta materia, me comenta que aquí no suele hacer mucho viento. Su abastecimiento actualmente, por lo que veo, es con placas solares.
Las nubes ocultan las grandes cimas del Pirineo

El descanso de la máquina


Esta máquina aparece aparcada en un prado cercano a Gistaín. Seguramente está en un momento de descanso, entre corte y corte. Puede. Tras días tan complicados como estos últimos, qué envidia da esta tranquilidad. Me parece.

Regreso al Puerto del Pino

Bajaba de Aínsa hacia Barbastro y, al llegar a la altura de Abizanda, sentí la necesidad de pasar de nuevo por el Puerto de Pino, o el Alto del Pino según indica el cartel en la cima. Era el tramo que enlaaba Naval con Qbizanda. Hace tiempo era el paso obligado para ir de Barbastro al Sobrarbe, la C-138. Ahora tiene menos categoría y es la A-2210. Pero allí siguen las incontables curvas de la vertiente norte del paso y esa fuente muy cerca de la cima desde el sur.

Un vecino de Naval se lamentaba de la pérdida que supuso para su pueblo la construcción de la variante de Abizanda y el traslado del tráfico a la nueva carretera. Tampoco es tan duro como decían, añade. Nosotros seguimos utilizando esta carretera para ir a Sobrarbe, sentenció finalmente. En algún momento, por problemas en la carretera nueva -no sé si obras o un accident-, la antigua del alto del Pino recuperó brevemente su importancia
Cima del puerto

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Una veintena de periodistas oscenses se han dado cita esta mañana en la Plaza de Navarra para leer un manifiesto elaborado por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, con motivo de celebrarse hoy el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Este es el texto:

Por un periodismo digno, profesional y sin presiones
La crisis económica ha provocado un debilitamiento de los medios de comunicación que les ha vuelto vulnerables a la presión de todo tipo de poderes. Esta situación afecta también al periodismo, en mayor o menor medida, porque influye en el ejercicio de la profesión en un entorno de precariedad laboral. Para salvar el derecho a la libertad de prensa no sólo corresponde proteger y defender a periodistas y medios de comunicación, sino también a la sociedad en su conjunto, teniendo en cuenta que el de recibir información veraz es un derecho fundamental.
Los avances tecnológicos de carácter digital han creado un campo en el que se producen confusiones entre rumores, informaciones y falsedades, y cuya convivencia proporciona un ambiente donde se registran con frecuencia colisiones entre derechos fundamentales. De ahí el compromiso de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE) por llamar la atención de la sociedad sobre su responsabilidad ante la necesidad de la libertad de prensa: sólo podrá llevarse a cabo desde la formación de ciudadanos críticos con los medios de comunicación, desde la madurez democrática, la responsabilidad e independencia.
El empeño que persigue la FAPE para que se incluya formación específica sobre medios de comunicación en las aulas de los institutos tiene el objetivo de conseguir que, desde las edades más tempranas, se aprenda a separar informaciones de opiniones, diferenciar medios, exigir transparencia en cuanto a financiación, reclamar la independencia de los poderes públicos frente a los gobiernos y exigir un compromiso ético de los periodistas. De esta forma, a los ciudadanos se les podrá pedir también un adecuado comportamiento en las redes sociales y en otras herramientas que facilita Internet.
Por todo ello en el Día Mundial de la Libertad de Prensa, la FAPE hace un llamamiento a los ciudadanos para que, entre todos los sectores sociales, consigamos un auténtico periodismo y que podamos contar con próximas generaciones libres también, pero formadas adecuadamente. Que demanden unos medios públicos con independencia de los Ejecutivos y que exijan transparencia en cuanto a la financiación por publicidad institucional.
Como principal organización profesional en España, la FAPE defiende la titulación de Periodismo y un ejercicio profesional donde no se explote a alumnos en prácticas mientras se despide a redactores con experiencia, con unas condiciones laborales dignas.
Porque el derecho a la información es de los ciudadanos, no de los poderes, queremos una sociedad formada, así como un periodismo digno, profesional y sin presiones.
Es de justicia reivindicar en esta fecha el papel del intelectual José Isidoro Morales, padre de la libertad de prensa e imprenta en España, como autor del decreto de la libertad de imprenta promulgado por las Cortes de Cádiz. Nacido en Huelva en 1758 falleció en el exilio parisino en 1818 y fue el autor del decreto de la libertad de imprenta promulgado por las Cortes de Cádiz. Esta reivindicación fue aprobada por la Asamblea General de la FAPE recientemente celebrada en Mérida.
.

El puente de Jánovas, una obra singular


El puente colgante de Jánovas sigue su camino para ser declarado BIC (Bien de Interés Cultural). Se destaca en la propuesta el hecho de que mantiene el cableado que se colocó en 1881, cuando se tendió sobre el cauce del río Ara. Esto es algo único en nuestro país.
La existencia de un paso sobre el río en esta paraje no es nueva. Hay restos de una obra anterior que presentaba un estado deficiente al llegar el último tercio del siglo XIX. Un «Itinerario Descriptivo Militar de España», publicado en 1866, mencionaba el puente de Jánovas en una ruta «de Jaca a la frontera por Boltaña y Benasque». En concreto, el texto indicaba que «a la salida de Jánovas se pasa a la orilla derecha por un débil puente, construido sobre dos caballetes».
Restos del antiguo puente de Jánovas
El puente, pese a todo, estaba en servicio. El Diario de Huesca, el  31 de mayo de 1876, informaba de que «en los días 4 y 11 del inmediato mes de junio y hora de las diez de la mañana, se verificará en la casa consistorial del pueblo de Jánovas el arriendo del paso del puente de propios de dicho  pueblo».
En una pieza de fundición de las torres del actual  puente colgante se lee «1881». Sobre quién lo promovió, hay una referencia en la Revista de Aragón, en el número 5 de mayo de 1902. Lo menciona Vicente Castán en un artículo sobre «Mosen Acequias», que es como se conocía a Ramón Baldellou, cura de Torre de Obato.  
Cables del puente en la margen izquierda
El sacerdote explicaba que «el puente colgante de Jánovas (de grande provecho) fue obra intentada por su cura d. José Solano y, con el plan que formamos entre él y yo el año 1881; se llevó a efecto en 1882, habiéndole dado instrucciones y yendo una sola vez al estar para sentarlo».
El caso es que siguió habiendo un puente sobre el Ara en Jánovas y El Diario de Huesca de 26 de septiembre de 1899 informaba de que «el Ayuntamiento de Abella y Jánovas ha acordado celebrar una feria en el pueblo de Jánovas en los días 15 y 16 de octubre de cada año, donde podrán verificarse transacciones de toda clase de ganados, así como de productos agrícolas, quincalla, etc., no cobrándose impuesto alguno y dando paso franco por el puente sobre el Ara en dichos días». Son cuatro datos sobre una obra singular que merece la atención de la sociedad por sus características técnicas. Queda aparte su símbolo ante el proyecto de regulación del río Ara que finalmente fe desechado.
El puente desde la margen derecha

Cuando un viaje entre Zaragoza y Ayerbe duraba ocho horas


Dibujo de una diligencia publicado en «Notice sur léxposition centennale des moyens de transport», París 1901
El Boletín Oficial de la Provincia de Huesca del 24 junio 1853 incluía en su última página un anuncio del servicio de diligencia de Zaragoza a Ayerbe y viceversa. Su lema era «celeridad, economía, comodidad.»
Anunciaba que, desde el día de junio, se había reanudado este servicio tras «la favorable acogida que el público, y particularmente los señores balistas, les dispensaron en el año anterior.» Se destacaba «lo ventajoso que es para los que desde Zaragoza se dirigen a la montaña y viceversa». Se establecían los viajes de costumbre en «coches de nueva construcción.»
La diligencia salía de Zaragoza a las cuatro de la mañana lunes, miércoles y viernes. Llegaría sobre las doce del mediodía a Ayerbe, desde donde saldría el servicio martes, jueves y sábado, con el mismo horario. El anuncio añadía que también se admitían asientos directamente para Jaca, baños de Panticosa, Tiermas y Urdox (Francia) a precios equitativos.»
Las tarifas eran 38 reales Berlina y 30 reales Interior, pudiendo llevar «una arroba de peso gratis; el exceso será proporcionado». La referencia era en Zaragoza la Plaza del Carmen y en Ayerbe, «los señores Coiduras».
¿Por dónde circularía esta diligencia? El diario madrileño La América, en su edición del 24 agosto 1862 informaba de que «para llegar al pueblo de Panticosa, cabeza de quiñón y punto de necesario tránsito a las aguas del mismo nombre, hay que atravesar desde Zaragoza, los pueblos de Villanueva, Zuera, Gurrea, Biscarrués, Murillo, La Peña, Anzánigo, Bernués, Jaca, Senegüé, Biescas y el Pueyo, o sea una extensión de unas 23 leguas... ...a dos horas de este pueblo se encuentra el famoso establecimiento de aguas medicinales que tan justa fama ha adquirido en España y aún en toda Europa.» Entre Biscarrués y Murillo está Ayerbe.