De la fórmula magistral a la receta electrónica

Entrada a la exposición
"De la fórmula magistral a la receta eléctrónica" es el título de un libro que he escrito con motivo del primer centenario del Colegio Oficial de Farmacéuticos de la provincia de Huesca. Este texto de la contraportada resume qué pretende esta publicación:
La historia de la farmacia altoaragonesa es reflejo de los avatares por los que atraviesa la sociedad a lo largo de los tiempos. Es la memoria de las personas que ejercen esta profesión en un momento determinado y que responden con su esfuerzo a las demandas de sus convecinos. Esta labor cotidiana e individual se completa con otra faceta, la del gremio, asociación o colegio. El conjunto de la profesión se agrupa para defender sus intereses comunes, profundizar en su formación, velar por la adecuada práctica de la profesión o relacionarse con la Administración de forma coordinada. Nunca han faltado los problemas. Pero el repaso a la historia del colectivo farmacéutico permite comprobar que el conflicto se supera y la voluntad de servicio a la sociedad se mantiene y renueva. Los cien años de la última etapa, como Colegio Oficial, invitan a sentarse un momento, ver lo hecho, analizar el presente y diseñar líneas de futuro. Esta publicación puede ser un punto de referencia para esta tarea.

José Fernando González, jaqués de nacimiento y político de vocación

José Fernando González Sánchez (La Institución Libre de Enseñanza, página 820)



José Fernando González Sánchez es un altoaragonés que participó activamente en la vida polìtica española desde la Revolución de 1868 hasta su muerte en 1915. Había nacido en Jaca el 28 de mayo de 1836. Casó con Aquilina Pérez Mainel y tuvo cuatro hijos: Carlota, Gabriela, José María y María Josefa. Fue periodista, político, parlamentario y ministro. Murió en Madrid, en 1915, poco después de colaborar en la fundación del Partido Reformista de Melquíades Álvarez y Gumersindo de Azcárate. Estos son algunos datos de su biografía y de sus intervenciones más destacadas:

Rehabilitada la fachada de Casa Coll


Fachada de Casa Coll rehabilitada
A falta de colocar los cristales de las galerías, ya está rehabilitada la fachada de Casa Coll, un proceso seguido por un buen número de oscenses, dado lo céntrico del edificio en la calle de Zaragoza. Una imagen vale más que mil palabras, según se dice en estos casos.

Perros fotogénicos

Familia de canes que me recibió en Piedrafita de Jaca
Cuando llegas a una localidad pequeña a mediodía, lo normal es que sus habitantes estén comiendo. No hay nadie en la calle, excepto los típicos perros que alborotan, como si les fuera a vida en ello, al notar la presencia de un extraño. Bueno, no siempre. Este jueves, en Piedrafita de Jaca, esta pareja me recibió en el más absoluto de los silencios, posó con naturalidad para la foto y luego desapareció. El pequeño lo hizo solamente por un momento, ya que luego se acercó para provocar al visitante y que jugara con él, pero el turista se encontraba muy atareado haciendo fotos y declinó la invitación. El can lo entendió al cabo de un rato y se marchó por donde había venido. El pueblo se merece una tranquila visita.

Las enseñanzas de Miguel Servet


Monumento a Miguel Servet en Villanueva de Sijena

Sergio Baches Opi escribió en su artículo “Miguel Serveto: luz entre tinieblas” para el libro sobre la Comarca de los Monegros que “los principios en los que se funda el servetismo, tales como el escepticismo, la honestidad intelectual manifestada en la búsqueda de la verdad, la tolerancia, la libertad de pensamiento y de expresión responsables, o el espíritu de superación del individuo ante la adversidad, son un legado demasiado precioso como para que esta sociedad convulsa y desorientada de principios de siglo prescinda del mismo”. Pues eso.

Un café con leche, incluso sin relaxing

Caprichosa decoración en el café con leche
Podríamos recurrir al relaxing cup of café con leche in Plaza Navarra, pero no lo haremos porque le quitaríamos encanto al momento. Un buen café con leche -decoración incluida según se puede ver- y una agradable conversación con la familia es un placer como pocos. Si además es en un establecimiento tan oscense como la Granja Anita, el asunto ya supera las previsiones.
La conversación repasó los tiempos en que, puesto de moda el postre dominical de las fresas con nata, era obligado acudir a la Granja Anita para adquirir el blanco complemento de la fruta. El chocolate con churros o el papel de lugar de referencia de esta establecimiento para los visitantes de la provincia completaron la conversación, junto al gran mural que pintó el artista oscense Antonio Fernández Alvira.

Espectacular otoño en Serveto

Serveto, 7 noviembre 2013
El color de este otoño es más espectacular que otros años. Una señora de Serveto, en el valle de Chistau, que a primera hora de la tarde llevaba su rebaño de caprino de regreso a casa me comentó que era por lo que había llovido este año. Sea cual sea el origen, aunque seguro que es el que dijo esta persona, el resultado es impresionante.

¡Alto aquí!, el cartel que anuncia la navidad oscense

Tras su dilatada esrancia en un patio del Coso Bajo, hace unos años que Cremades está en la calle Perena

Estamos en vísperas navideñas. La afirmación no viene por la indicación de una firma de grandes centros comerciales que nos dicen cuándo es verano o es otoño, cuándo llegan las rebajas o se abre en domimgo en la comunidad valenciana "excepto Ademuz". Estamos en vísperas navideñas porque ya podemos comprar los turrones de Cremades. Su famoso y veterano cartel "Alto aquí", anunciado su centenaria presencia en la prenavidad oscense. Algo propio de Huesca desde hace decenas de años, que no ha venido del ningún país lejano ni es una franquicia.


Anuncio en El Diario de Huesca, 15 diciembre 1892

Esta tradicional llamada del ¡Alto aquí! que vemos cada año desde hace bastante tiempo, no fue la primera que utilizó Cremades:


El Diario de Huesca, 20 noviembre 1897




Con el tiempo se consolidó el habitual ¡Alto aquí!


Nueva España, 23 diciembre 1949

Y hasta ahora.

El ñu oscense en el Serengueti a pie de sierra

Nubes y claros sobre el Serengueti oscense
Debo reconocer que utilizo los documentales de la sobremesa en la 2 de TVE para propiciar la reparadora siesta. Pero estos últimos días no logro mi propósito por culpa de un animal desgraciado como pocos: el ñu. Vive en el Serengueti tanzano y no gana para problemas. Protagoniza la trashumancia más grande del mundo animal, con más de un millón de cabezas. Serengueti arriba, Serengueti abajo. Pero siempre acaba cruzando el río Mara por el punto donde están los cocodrilos. Las cebras tienen rayas blancas y negras que dificultan la visión de sus enemigos, pero al ñu lo caza cualquier bicho, a poco animal que sea: hienas, guepardos, leopardos o los imprescindibles leones
He visto reportajes así desde hace años y estos de ahora confirman que el ñu no aprende.
En Huesca, una especie de Serengueti a pie de sierra, también logramos mantener los problemas vivos o no solucionarlos, que es lo mismo. La ciudad no logra crear un tejido industrial que fije una ciudad próspera, la gente joven tiene cada vez menos posibilidades de fijar su futuro en Huesca, pero el debare es si las bicis y los coches autorizados deben ir por aquí o por allá en la zona peatonal o el mismo perímetro de esa zona peatonal. Quitamos y ponemos semáforos, cambiamos sentidos de la circulación y premiamos con carriles bici en algunas calles, pero no enlazamos las calles Teruel y Juan XXIII para sacar tráfico del centro. Somos ñus repitiendo cada estación una trashumancia hacia la nada de la que regresamos más vacíos, pero lo importante es lo particular de cada uno. El cocodrilo sigue alimentándose mientras que el ñu oscense, que no ve más allá de su perímetro inmediato, languidece. Eso sí, tenemos restaurantes y confiterías de lujo.