La magia del roble

Bosque de Bergua, camino del barranco de Forcos
Un robledo, una roureda que dirían en la zona oriental, es un espacio con un encanto que otros bosques no tienen. O, al menos, eso me parece. El espacio cubierto por el roble, solo o en compañía, presenta una atmósfera que lleva a pensar en seres fantásticos, historias soñadas o imágenes oníricas. Insisto. Eso me parece. Y así sucedió recientemente en Bergua, mientras bajaba desde el pueblo al barranco de Forcos. El musgo cubriendo ramas y piedras ayuda lo suyo. Aquí queda este recuerdo.

San Cristóbal de Aniés

La ermita, mimetizada en la roca que la alberga

El tiempo seco es el mejor para ir a la ermita de San Cristóbal de Aniés si es el objetivo es conocer este eremitorio mimetizado en la roca que lo alberga. Si se quiere disfrutar del agua del barranco, el calendario se puede ampliar. El invierno, con hielo, o el tiempo muy lluvioso son mala época porque hay un último tramo que requiere bastante atención. Se puede llegar desde Aniés y la ermita de la Virgen de la Peña, o desde Bolea, por un sendero que discurre junto al río Sotón

Interior de la ermita
“San Cristóbal podría hundir sus raíces en el mundo hispano visigodo, aunque lo  más antiguo parece una pintura mural de los siglos XIII-XIV; es conjunto fundamental para la comprensión del fenómeno eremítico, acoplado a un marco natural bellísimo y aislado”. Este es el resumen que hace Adolfo Castán de la ermita de San Cristóbal en su libro “Lugares del Alto Aragón”, editado por DIARIO DEL ALTOARAGÓN en 2008.

La ermita está en el fondo de un barranco, con un pasiaje espectacular
Un excursión muy interesante, con muchos alicientes y un poco de atención en los últimos compases del acceso a la ermita rupestre de San Cristóbal de Aniés. No defraudará.



El periodismo digital ya tiene libro de estilo


Pedro de Alzaga, María José Cantalapiedra y Alfonso Armada han presentado el libro de estilo
A primera hora de esta tarde ha quedado formalmente clausurada en Huesca la XVª edición del Congreso de Periodismo Digital. La existencia de un Libro de estilo para periodistas en Internet puede considerarse una de las aportaciones más interesantes de esta edición. Han presentado el proyecto  Pedro de Alzaga, María José Cantalapiedra y Alfonso Armada.
La entrega del premio que apadrina Antonio Fraguas, Forges, ha servido para rendirle un pequeño homenaje al cumplirse los cincuenta años de su primera viñeta de humor. A lo largo de la mañana, junto a la presentación del libro de estilo que elaboran profesionales del periodismo y docentes de la Universidad del País Vasco, se ha podido conocer cómo utilizar las redes sociales "con sentido común", se han planteado diversas opiniones sobre la importancia de la tecnología en este trabajo, hemos visto que es difícil que el gran capital invierta en periodismo digital porque el retorno de la inversión no es inmediato y hemos conocido a Miguel Sánchez Romero, responsable del programa "El intermedio", que emite la Sexta. De lo que nos ha contado, a preguntas de Montserrat Domínguez, se puede explicar uno por qué es así ese programa. Según ha reconocido, será así o no será.

La prímula anuncia la primavera

Prímula, o primavera
Antes de comenzar la segunda jornada del XV Congreso de Periodismo Digital será cuestión de relajarse un poco. Nada mejor que con una de las plantas más madrugadoras en su floración, la prímula. También se le conoce como primavera y su nombre latino esta relacionado con esa condición de pionera en su floración. En este caso estaba en el monte de Bergua, cerca de Fiscal, en Sobrarbe.

Proyectos digitales para todos los gustos

Los bandidos de la hoya en pleno trabajo
El Congreso de Periodismo Digital tiene entre los medios acreditados a los usuarios de la Coordinadora Cadis Huesca. A través de sus trabajos en prensa, radio y televisión locales informan de sus inquietudes, sus intereses y el mundo que les rodea. Su presencia en el congreso es una muestra de la capacidad de emprender que podemos tener cualquier persona.
Y de proyectos periodísticos que se emprenden ha tratado buena parte de la tarde en el Congreso de Periodismo Digital de Huesca. Un total de nueve profesionales han presentado sus propuestas o sus realidades. Iban desde buscar al lector exigente, sacar partido de la elaboración de gráficos, apostar por una televisión de servicio público cuando te han despedido de una televisión pública -situación que se puede repetir en cualquier momento-, el poder de la imagen, las posibilidades de una revista en los dispositivos móviles, una especialización en libros digitales, el ocio de una ciudad como Madrid, el servicio a la empresa o el emprendimiento hasta una plataforma para financiar proyectos de periodismo de investigación. Eran nueve conquistadores en las carabelas de la red buscando un nuevo mundo en el que prosperar profesionalmente y, si se puede, económicamente. Esta vez sin tener que someter a nadie. Menos mal.

Compromiso, libertad y testimonio en el Congreso de Periodismo Digital de Huesca


Hemos empezado bien el XV Congreso de Periodismo Digital en Huesca. Debía intervenir John Lee Anderson para hablar sobre qué es periodismo. No ha podido venir porque su medio le ha enviado a Crimea para que informara de la crisis ucraniana. Pero ha participado a través de un video para aportar algunas reflexiones sobre la profesión. Además, ha comentado que, en estos momentos solamente se puede ver la televisión en ruso, ya que han desaparecido los canales en ucranio. Viajar por avión es posible únicamente en dirección a Rusia.
Todo esto le ha servido a Carmen Arístegui, periodista mejicana que hubiera compartido la charla con Anderson para ponerlo como ejemplo: hay que ir a los sitios a ver qué sucede para luego poder contarlo.
Ha habido más frases interesantes, proyecto periodísticos en Internet que son rentables, intentos, inquietudes, ilusiones... y la radio en colores, algo posible en la red de redes.  Buen balance para una mañana en la que se ha dicho que sin compromiso no hay periodismo y que sin libertad de expresión, tampoco.

El contexto es la base de la información

Ponentes de la mesa redonda
El contexto es la base de la información. Contarlo es la misión del periodista. No valen los 140 caracteres, según ha explicado esta tarde en Huesca Javier del Pino, director del programa de la SER "A vivir que son dos días". Se ha mostrado bastante pesimista sobre el futuro del periodismo. Lo ha dicho en una mesa redonda, prólogo del XV Congreso de Periodismo Digital que comienza mañana en la ciudad oscense. Su preocupación se debía, también, al embrutecimiento del consumidor de información, que se decanta por la frivolidad frente a la información pura y dura. Su apuesta en la radio pasa por un modelo en el que, al acabar el programa, el oyente pueda decir que ha aprendido algo.
Javier del Pino ha compartido el debate sobre "Para qué sirve el periodismo" con la periodista mexicana, Carmen Arístegui,  y el periodista brasileño, Marcelo Beraba. Ha moderado el director de contenidos de Radio Huesca y Huesca Televisión, José Luis Rodrigo.

Las coderas de Lorenzo


Lorenzo ya domina la técnica de colocar coderas en los jerséis

Lorenzo sale de la mercería vuelve a mirar el jersey que lleva en una bolsa de tela negra. Lo compara con las coderas que acaba de comprar. Bien, el color es casi idéntico. Recuerda entonces cuando era niño y las coderas –junto a los remiendos- eran moneda corriente en su ropa y en la de casi todos sus compañeros del colegio. La suerte era que, como había que llevar bata, no se notaba nada bajo el guardapolvo de rayas blancas y azules.
Cuando Lorenzo terminó sus estudios y comenzó a trabajar, su madre dejó de poner coderas a los jerséis. Entonces podía tirarlos a la basura cuando amanecía la señal de desgaste en el codo. Nunca pensó que debería volver a poner coderas en su ropa de lana. El trabajo daba calidad de vida y ya había superado esa situación de la infancia. Pero la crisis es la crisis –y la de ahora lo es- y la tela de forma ovalada ha vuelto a formar parte del vestuario de Lorenzo. Ya son varias las veces que ha entrado a la mercería para comprar coderas. La dueña ya le saluda familiarmente.
Mientras sube las escaleras de su casa apuesta por no usar estos recursos para sus hijos. Al fin y al cabo, a él no le supone nada nuevo porque ya lo ha conocido, pero estos críos no han vivido tiempos difíciles y Lorenzo no quiere que pasen por esto. A su favor están las tiendas de ropa de moda juvenil, con precios moderados normalmente y buenas ofertas en las rebajas. Menos mal.
Al llegar a casa, lo primero que hace es extender la tabla de la plancha, sacar el jersey de la bolsa de tela negra y colocarlo sobre la manta blanca. Toma las coderas y coloca la primera en la manga izquierda, donde ha surgido el agujero. Luego repite la operación en la otra manga. Menos mal que estos inventos con pegamento permiten colocar rápidamente las coderas. Solamente faltaría que fuera precio, como antes, coser con cuidado toda la pieza. Hasta este extremo no ha llegado Lorenzo en su adaptación a la crisis.
Recoge la tabla de planchar y se sienta en la cocina. Piensa en lo diferente que era todo cuando estaba Sara. Pero la crisis es la crisis y la paciencia puede disolverse como un terrón de azúcar. Mira el reloj de diseño que le regalaron sus compañeros de trabajo cuando se fue de la empresa a una importante multinacional. Ahora resulta que un expediente de regulación de empleo lo tiene en vilo. Le sabría malo tener que empeñarlo para pagar el gas o la hipoteca. Por si acaso, tendrá que enterarse donde está ahora el Monte de Piedad.  Al menos las coderas, por ahora, resultan económicas.

Las muelas del molino abren la boca

Muelas del molino de Aso
Parece la boca de un animal que se está alimentando de la vegetación de su entorno. En realidad son las dos muelas del molino de Aso, cerca de Sercué, en el entorno del cañón de Añisclo. Hace tiempo que dejaron de dar vueltas, movidas por el agua, para obtener el blanco elemento básico en la alimentación humana. No hay harina, no hay molinero ni agricultores que acudan con su carga sobre los animales. Descansarían al lado del molino mientras se transformaba el grano en polvo. Las muelas, pese a todo, se resisten a desaparecer, aunque la Naturaleza se empeñe en ello, y adoptan esta extraña imagen. Buen provecho.

Los adoquines del Coso

El pavimento de piedra estaba bajo el asfalto del Coso
Las obras que han comenzado en el primer tramo de Coso Alto de Huesca han permitido recuperar, aunque sea por unos días, la vieja imagen de esta calle con su pavimiento de piedra. Su estado de conservación es perfecto, pese al tiempo transcurrido desde que se instaló y los avatares sufridos.
El Diario de Huesca informaba el 8 de agosto de 1933 sobre la aprobación, por el Ayuntamiento, "del Proyecto de pavimentación del Coso de Galán, calles de Vega Armijo y Alcoraz y parte de la plaza de la República".
Los adoquines quedaron bajo el asfalto en los años 80 del siglo pasado. Rafael Andolz recordaba en Nueva España el 4 de abril de 1982 a los romanos en la Semana Santa "con la lanza golpeando rítmicamente el suelo y sacando purnas de los adoquines del Coso: el asfalto nos robó este espectáculo".
Ahora mismo, esta súbita y breve aparición solamente servirá para recordar y para desear que el nuevo pavimento esté tan robusto como los adoquines del Coso cuando hayan transcurrido las mismas décadas desde su colocación. Por ejemplo.