Nubes sobre Oroel

La Peña Oroel desde Banaguás
Este mediodía iba aumentando el número de nubes que cubrían el cielo por el entorno de Jaca. El viento hacía de las suyas y, en un momento determinado, así estaba el cielo sobre la mítica Peña Oroel.

Desde Banaguás, hacia el Este
Pocos minutos después la cosa estaba así. He bajado a comer a casa, por si acaso. Mañana de nubes espectaculares,sin duda.

Cucharas de boj y autobuses de montaña en Nerín

Desde la ermita de Santa María, en Nerín
Nerín es una población de la comarca de Sobrarbe a la que podemos llegar tras tomar un desvío en la HU-631 de Sarvisé a Escalona. Sus casas se distribuyen por una empinada ladera. Tras sufrir, como todo el Pirineo aragonés, el cáncer de la depoblación, ha reorientado su camino hacia el turismo y la segunda vivienda. Algo que se da también en núcleos cercanos. En el caso de Nerín se da la circunstancia de poder ver a un vecino cómo hace cucharas de madera de boj -y también comprarlas, claro- o tomar un autobús que lleva a una zona elevada sobre el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. El paisaje, como el que acompaña a estas líneas, es impresionante. Una visita obligada, como sucede en todo Sobrarbe.

Sonidos de antes que vuelven

Las Miguelas en julio de 1972
Hace años era tradicional oir al vendedor de la Once cantando aquello de "hay iguales para hoy... me quedan los de la suerte". No sé si es casualidad, pero yo había perdido ese sonido hace tiempo. Pero recientemente, en la Plaza de Navarra, un vendedor del famoso cupón gritaba en la esquina del Santander que había iguales para hoy, aunque no aludía a que le quedaran los mejores billetes.
Otro sonido que escuché hace unos días fue el del afilador. Era esa melodía de la pequeña flauta que identificaba a este profesional que iba casa por casa o calle por calle anunciando su trabajo, recuperando la capacidad de recuperar el corte de cuchillos y tijeras. Este no se había perdido del todo. Aquí, en cambio, el sonido era lo único tradicional. Se emitía por un altavoz en un coche que llevaba el afilador en cuestión. Hay que renovarse.
No sé si este regreso de sonidos antiguos supone un paso más en esa especie de marcha atrás que estamos padeciendo en servicios básicos, antes considerados intocables porque eran la base de nuestro bienestar. Me parece.

Aphiclides Podalirius (casi nada)

Aphiclides Podalirius
Esta mariposa estaba cerca de Nerín a primera hora de la tarde del 15 de mayo. Hacía un día muy caluroso y volvía de la ermita de Santa María. De repente, apareció y se posó sobre una rama, esperando pacientemente a que acertara con alguna de las muchas fotos que le hice. Cuando entendió que alguna era salvable, se marchó tranquilamente. Es una mariposa muy paciente a la hora de ser inmortalizada. Hace dos años fue Ana quien logró hacerle una foto a otra de la misma especie,  junto a la ermita de Fajanillas, en Tella. Igual son seguidoras de nuestro patrimonio medieval. Si alguien quiere comentar algo sobre esta Aphiclides Podalirius puede hacerlo  tranquilamente. Seguramente se lo agradeceremos todos. Creo que se llama "chupaleches".

Bonés, el agua y la paella

En Bonés, desde la ermita de la Magdalena, mirando hacia Guara
Bonés es una sierra que hay al norte de Arguis, en las sierras exteriores del Prepirineo oscense. Aquí vinieron los de Huesca en el siglo XVII para buscar agua con que regar sus cultivos. La obtuvieron trasvasando al Isuela caudales que eran del Flumen, guardándolos en el embalse de Arguis. Luego, en los años 50 del siglo pasado, subían a centenares para participar en un concurso de paellas. Los tiempos cambian. El paisaje, antaño, entonces y ahora, sigue siendo espectacular. Otro lujo, como quien dice, a las puertas de Huesca.

Tardienta, una locomotora de 150 años

Locomotora de la línea Tardienta-Huesca en 1864 (Museo del Ferrocarril de Madrid)

Es curioso que la locomotora más antigua que conserva el Museo del Ferrocarril de Madrid  fue la que comenzó el servicio entre Tardienta y Huesca. Este septiembre alcanzará sus 150 años de actividad. Fue construida en Inglaterra. En 1837 se creó en Newton-le-Willows (Inglaterra) la empresa Jones, Turner and Evans para fabricar locomotoras. Sus productos abastecieron a distintas empresas ferroviarias de Gran Bretaña. En 1844, Jones formó sociedad con Arthur Potts, pasando finalmente en 1863 a crear la empresa John Jones and Son. Es en este momento cuando suministró las dos locomotoras con las que comenzó su actividad la línea férrea Tardienta-Huesca. Tras una azarosa vida, ahora forma parte de este atractivo museo, situado en la antigua estación madrileña de Delicias, muy cerca de Atocha.

Sin periodistas, no hay periodismo. Sin periodismo, no hay democracia

Asistentes a la concentración (Foto Víctor Ibáñez)
Esta mañana, a las once, se ha desarrollado una concentración de periodistas en la oscense  plaza de Navarra con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa. Los asistentes hemos acudido convocados por la Asociación de Periodistas de Aragón (APA). Se ha leído un manifiesto que puedes leer tras estas líneas y se ha guardado un minuto de silencio en recuerdo de los periodistas secuestrados en el ejercicio de su trabajo y en memoria de los compañeros fallecidos. Poca asistencia, como es habitual en Huesca, pero no por eso era escaso el interés por dejar evidencia de lo que sucede en esta profesión y que repercute en quienes trabajan en el periodismo, pero que se transmite a toda la sociedad. El título del manifiesto por la libertad de prensa lo dice bien claro:


"Sin periodistas, no hay periodismo


Sin periodismo, no hay democracia

Asumiendo los principios de la proclamación por Naciones Unidas del "Día Mundial de la Libertad de Prensa", el 3 de mayo de 1993, con el que se reconoce una prensa libre, pluralista e independiente, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) hace hoy un llamamiento a los poderes e instituciones públicos y a la sociedad española para que defiendan y promuevan la libertad de prensa, como garantía imprescindible de la democracia.
En España coincide este momento con una grave crisis en el sector, que se ha traducido en los últimos cinco años en la pérdida de unos 11.000 empleos de profesionales del periodismo, el cierre de decenas de medios, el aumento del intrusismo, la precariedad laboral generalizada y el acoso de los poderes a la profesión periodística. 
Denunciamos la existencia de contratos de trabajo leoninos y ofertas de empleo indignas; la negativa de los gobernantes a asumir públicamente las explicaciones ante los ciudadanos, practicada reiteradamente con las convocatorias de prensa sin derecho a preguntas o la utilización política de concesiones de publicidad institucional o de licencias de radio y televisión.
No es menos grave la reducción de profesionales en las redacciones, las rebajas salariales y la sustitución de periodistas experimentados por becarios y contratados a los que se paga salarios indignos, y que difícilmente podrán resistir las presiones de los poderes si su puesto de trabajo pende de un hilo, o la aprobación por parte de las instituciones de instrucciones y normas que cercenan la libertad de expresión y el derecho de información.
Manifestamos nuestro más firme compromiso con la defensa de la libertad de prensa y entendemos que la mejor forma de fortalecerla es el ejercicio responsable del periodismo por los periodistas y los editores, basado en el estricto cumplimiento de las normas éticas y deontológicas y en valores como la integridad y el rigor profesional".
Poco comentario cabe tras estas líneas.

Fervores y fervores

Altar mayor de la ermita de Salas
"Hay que ver qué poco fervor inspira la Virgen y cuánto las tortas que van a dar". El comentario lo hacía una persona que tenía a mi lado en la ermita de Salas, cuando acababa la misa que se celebraba con motivo de la tradicional romería del primer domingo de mayo. Tenía razón. Estábamos a los pies del templo, al lado de la puerta, un espacio casi vacío a lo largo de la celebración que, por arte de magia, se había llenado de fervorosos fieles cuando acababa la misa e iban a dar un trozo de torta. No había magia. Como hay megafonía en el exterior, era fácil saber cuándo acabada el rito religioso y daba paso al momento profano. El "trofeo" era un cuarto de una torta que, en el exterior, se podía comprar entera por un módico euro. La ceremonia de entrega de la torta iba acompañada del beso a una medalla atada a una cinta que acababa en la imagen del altar mayor. Esta mañana poca gente se acercaba a la medalla. El fervor llevaba, exclusivamente, a la torta. La persona que hacía la reflexión con que comenzaba estas líneas añadía que lo acertado sería cerrar la puerta para evitar estos fervores de última hora, o de última ceremonia.