Castillo de Monesma de Benabarre



Restos del castillo de Monesmas y el Turbón al fondo

La Ribagorza atesora un importante patrimonio histórico y artístico. En torno a importantes centros de decisión, como pudiera ser la sede episcopal de Roda, giraba la vida de buena parte de la sociedad. La defensa de un territorio frente a un enemigo, como sucedió en la Reconquista, dio paso a la defensa de una fe, de una idea de nación o de un modelo de sociedad. 

Desde el castillo de Monesma hacia Cajigar

El castillo de Monesma formaba parte de la frontera sur ribagorzana cuando este territorio era un incipiente condado. Los restos que se conservan, aunque escasos, hablan de una obra hecha a conciencia. Sigue siendo un excelente observatorio, motivo por el que se levantó allí esta fortaleza en su momento. Solamente por el paisaje vale la pena subir al castillo de Monesma. No defraudará.

Basa de la torre del castillo
Nos henos situado a la altura de Tolva, en la N-230, y hemos tomado un desvío que nos indica el camino a Luzás. Pasamos junto a esta localidad y seguimos hacia Castigaleu. Finalmente, poco antes de llegar a Cajigar, tomamos un desvío a la derecha, a la altura de Noguero.

Aldea de Puyol desde el camino al castillo
Estamos en tierras de Monesma. Seguimos por una pista asfaltada, llegamos Puyol y seguimos hasta la cima del cerro donde se levantan los restos del castillo de Monesma. 

Cajigar con el Turbón al fondo


Llegando a Cajigar desde Luzás
Cuando llegas a Cajigar desde Luzás, el Turbón domina el espacio cuando apenas destacan sobre los campos la torre de la iglesia y los tejados más altos. A lo lejos, el emblemático macizo es referencia obligada, como en casi todos los paseos por la Ribagorza. Hoy, aunque teñido de azul lejanía, mantenía su porte habitual.
Cajigar es un lugar donde te recibe como primera vista destacable su parroquial. Es un curioso conjunto formado por la iglesia, románica en origen con añadidos posteriores, y la torre, muy airosa, del siglo XVIII. Los elementos que adornan la fachada, como los crismones o las portadas, relacionan esta iglesia con Obarra o Fantova, según Manuel Iglesias Costa. El paseo por su caserío permite ver fechas de construcción en algunas viviendas en los siglos XVIII y XIX, así como varios pozos, supongo que relacionados con las distintas casas de la localidad. Ya en el siglo XX llegó, también, el turismo rural y la vivienda de nueva construcción. El macizo del Turbón, desde lejos, vigila en silencio.

Banaguás, un rincón muy curioso

Casa Abadía y parroquial de Banaguás
La entrada 200 de este blog nos lleva a un atractivo lugar de la Jacetania. Cuando se llega a Banaguás, localidad muy cercana a Jaca, lo primero que vemos es esta imagen. La casa abadía y la iglesia componen uno de los rincones más curiosos del entorno jaqués. Luego, cuando te enteras de que, en la primera, unas ventanas de la casa llegaron de un pueblo y otra con la puerta de una segunda localidad, dudas un poco, pero al final se impone la imagen y el conjunto tan entonado que forman. Me parece. El tractor le da un toque rural al conjunto y el turismo un poco de vida cotidiana.
La primera vez que estuve aquí fue en 1981, cuando acompañaba a mi hermano Fernando en sus viajes para dibujar a plumilla los rinconces del Alto Aragón. Como se ve aquí abajo, la casa abadía y el ábside se conservan exactamente igual. Las restauraciones correspondientes nos llevarían a los años 70.

Casa Abadía en 1981


Ábside de la iglesia en 1981

San Esteban del Mall: lo siguiente a espectacular

Desde San Estebal del Mall hacia la sierra de Sis
No hay que irse a latitudes muy altas de la provincia para ver un paisaje espectacular. Basta, por ejemplo y entre otras muchas posibilidades, con pasarse por la Ribagorza, valle del Isábena, San Esteban del Mall y subir a su ermita de la Virgen del Tozal. Esto se ve si miramos hacia el norte. Lo siguiente a espectacular, sin duda. Relaja a base de bien y solamente hace falta subir media horas desde San Esteban para disfrutar de este paisaje.

Siempre Guara

Guara te observa al regresar de la excursión
Vuelves de la excursión que te ha llevado un buen rato. Bentué de Nocito, Used, Azpe y Abellada. Has caminado por las rutas del silencio que caracterizan al entorno de la sierra de Guara, terminó que utilizó Adolfo Castán para titular uno de sus artículos en 1978. Este año, pródigo en lluvias en invierno y parte de la primavera, el paisaje sigue siendo atractivo aunque haya llegado el verano, manteniendo intensidades diferentes del color verde y el chillón amarillo de los erizones. El valle de Nocito es un espacio muy atractivo y, cuando paseas por allí, tienes siempre la imagen de Guara como referencia. Siempre Guara.

Los danzantes de Tolva bailaron ante la Reina en 1888



Plaza de Tolva. En una foto antigua aparecen los danzantes en este mismo espacio preparados para actuar
Tolva tuvo su pastorada, con pastor, repatán, dance y todos los elementos que componen una muestra de este tipo. Esto está documentado y estudiado. Además, no se interpretó solamente en esta villa ribagorzana. En 1888, con motivo de la Exposición Universal que se desarrollaba en Barcelona, se bailó ante la Reina regente.
El caso es que la prensa anunciaba la interpretación de una danza aragonesa en la ciudad condal. El diario La Época, el 12 de mayo de 1888, recogía este suelto: “Dice la Renaixensa que, con motivo de la Exposición y de la ida de SS. MM., irá a la ciudad condal una danza aragonesa, procedente de Huesca, compuesta de veinte jóvenes vestidos con trajes típicos del país”.
La actuación tuvo lugar y fue la de los danzantes de Tolva. El Diario de Huesca, en su edición del 1 de junio de 1888, titulando “Los danzantes de Tolva”, informaba de que “según vemos en los periódicos de Barcelona, hace pocos días, después de regresar la reina regente a palacio, se presentó en la plaza de San Jaime una comparsa de danzantes de la villa de Tolva luciendo el hermoso traje clásico del país, y llamando la atención por la agilidad con que hicieron las variaciones de sus populares bailes, que agradaron mucho a la familia real que los presenció desde los balcones del palacio municipal”.

La pastorada de Tolva

El trabajo de campo del grupo Somerondón en torno a este dance, consultable en Internet (1), partía de la pastorada publicada por Ricardo del Arco. Por informaciones recogidas en Tolva, supieron que existía una letra datada en 1842. Vieron una foto en la que estaban los danzantes en la plaza, con camisa y pantalón blanco, faja oscura y pañuelo cruzado en banda. No se veía claramente lo que llevaban en la cabeza, pudiendo ser un pañuelo, una gorra o flores de adorno. Según les dijo la informante, los danzantes competían por llevar el gorro más bonito. Finalmente, les describió un traje que ella había visto y que se componía de calza corta y pantalón y chaleco verde manzana. Por último, también les prestó un cuaderno manuscrito datado en 1893, titulado "Memorias de mi pueblo y Relatos históricos", en el que podía haber algo interesante referente a la pastorada. 
(1) http://www.aragob.es/edycul/patrimo/etno/somerondon/tolva/pastorada.htm. Consultado el 9 de julio de 2014.

Una mariposa pirenaica

Zygaena anthyllidis Boisduval

En una reciente excursión por el Pirineo, por el valle de Nocito, pude fotografíar esta mariposa. Colores curiosos y paciencia para aguantar al fotógrafo mientras se preparaba. Luego, al consultar qué especie era, he visto que es una Zygaena anthyllidis Boisduval, habitual solamente en el Pirineo. Bueno, pues aquí queda constancia de que hay una, por lo menos, que vive este verano, a primeros del mes de julio, entre Azpe y Abellada. Muy bonita.