Cumplir 57 años y celebrarlo

Las mesas se completaron rápidamente
Este sábado, día 22, han concluido las "fiestas" de la generación de 57 de Huesca. La coincidencia del año de nacimiento y el cumpleaños que tocaba en 2014 sirvió de excusa para un grupo de personas: había que celebrarlo. De todas las actividades desarrolladas esta última ha sido memorable. Reunir en torno a la mesa a casi 300 personas para celebrar este hecho numérico-existencial tiene mérito. Compañía, buen menú bien servido y baile hasta el amamacer, copas, bailes y risas... todo organizado por quienes cumplen 57 años este 2014 es algo más que completo... es lo siguiente a completo
La mejor conclusión de todo esto es que hay un grupo de oscenses de 57 años capaces de embarcar a casi 300 personas en una celebración que pasó de una posible ocurrencia a una reunión bien agradable entre quienes, tal vez, hacía años que no tenían ninguna relación, pero que a lo largo de sus vidas han compartido muchos momentos, incluyendo el año de su nacimiento. Tiene mérito y debemos agradacerlo, al menos los que tenemos esa edad.

Un último saludo y a la mesa, que hay qie cenar

Huesca, qué se ha visto y qué se ve al llegar en tren

Estación de Huesca en 2014
¿Cuál ha sido y cuál es la primera imagen que recibe de Huesca la persona que llega en tren a Huesca. Actualmente  ocupa la imagen el edificio compuesto por la estación y el apartahotel. No siempre fue así. Desde 1864 y hasta el año 2000, más o menos, la imagen era más bucólica. La silueta de la Catedral coronando el conjunto (con y sin chapitel, según la época), edificios, las sierras exteriores del Prepirineo... Era distinto. Quede constancia con estas dos imágenes.  


Estación de Huesca antes de 1936 (Fragmento de una foto de Compairé. Fototeca de la DPH)

Llega la luz a Bara

Los postes de la luz forman parten del paisaje en Bara
Esta semana es actualidad que un satélite se ha posado en un asteroride. Me parece. La gente urbana no concibe la vida sin la última tecnología en su móvil y saber si alguien ha recibido o no un mensaje es algo polémico. Impresionante. Pero resulta que en un pequeño valle del Prepirineo, la noticia es que llega la luz.

Casi no quedan habitantes para celebrarlo. Al menos que lo puedan hacer de forma permanente. Estas pequeñas localidades de las sierras exteriores sufrieron la despoblación en la década de los 60 del siglo pasado. Casi no queda habitantes permannetes. Ahora abunda la segunda vivienda, el turismo rural y el deporte de aventura. Aventura ha sido vivir en estos pueblos a lo largo de los silgos, hasta que llegó un momento en que no aguantaron más el aumento de su distancia con la tierra llana y marcharon dejando atrás historias, sentimientos, trabajos y sufrimientos.

Ahora llega la luz. Bien venida sea. Esta semana se veían trabajadores de una empresa instalando el cableado en Bentué de Nocito, Used y Bara. Aquí se acaba el asfalto y la vida. La sierra de Guara es tan grande que puede acumular todo el silencio que queramos. Esta foto, por cierto, está hecha con un teléfono móvil, pero no la he podido enviar a nadie al hacerla porque aquí no había cobertura para estos artilugios, Si llega la luz, tal vez llegue un repetidor de señal. Qué más puede llegar. ¿La voz de unos niños?