La estela de las golondrinas en Fago

Estela de las golondrinas
La visita a Fago, la localidad más noroccidental de la provincia de Huesca permite disfrutar de interesantes muestras de arquitectura popular, su parroquial y el paisaje. Hay casas de turismo rural para quien quiera sentar su base en la población y conocer más a fondo el entorno de Fago.
Llama la atención, también, el monumento que hay junto al Ayuntamiento, dedicado a las «golondrinas». Así se deniminaba a las jóvenes de esta localidad que, como las de ponblaciones cercanas de Huesca y Navarra, dejaban su pueblo en invierno y viajaban a la localidad francesa de Mauleon para trabajar en su fábrica de zapatillas. Volvían en primavera, como las golondrinas. 
En Fago sucedía como en otros lugares del Pirineo, que “las mozas se iban a Francia y los mozos a La Ribera”, unas  a trabajar al vecino país y otros con el ganado trashumante, quedando en el pueblo abuelos y nietos hasta la siguiente primavera.  

20 años de la primera piedra en Montearagón

Presa de Montearagón
Hoy hace veinte años que se colocó la primera piedra de la presa de Montearagón. Hubo una ceremonia institucional junto a las obras, presidida por el entonces ministro de Obras Pûblicas, José Borrell. Participó en el acto todo el catálogo de autoridades, promotores y defensores del uso del agua para el desarrollo social en Huesca. 
Con diversos avatares, se levantó el muro de hormigón que iba a permitir embalsar hasta 45 hectómetros cúbicos de agua para regadío y consumo de boca. El siempre largo proceso de puesta en marcha de una obra hidráulica de esta envergadura ha encontrado más problemas de los previstos y no se sabe cuándo se completará. 
Todavía no se han realizado las arterias hidráulicas que llevarían el agua a los espacios de consumo. Se suponía que con esta pieza de regulación, incluida en el Canal de la Hoya, podría asentarse uno de los pilares para el desarrollo de Huesca y su comarca. Como parece ser habitual últimamente, nos quedamos con las ganas.

Molinos que sugieren

Elementos del molino de Aísa
El viejo molino harinero, fuera de uso junto al río, es una imagen abundante en nuestra geografía. Es la huella de una industria que implicaba a toda la comunidad, a quien trabajaba alli y a quien aportaba el grano que luego se molía. Las grandes factorías anularon la actividad de las pequeñas instalaciones. Ya no había conversación entre el  molinero y el labrador que llegaba con sus sacos de grano. La mulas no espereban junto al molino el cambio de carga. No había cuentas que hacer según lo que has traído y lo que te puedes llevar... Solamente quedaba ya el recuerdo, la memoria de un tiempo pasado. Pero permanecen edificios en mejor o peor estado y los elementos que permitían la actividad. Aquí, en Aísa, están las piedras que molían el grano y los componentes metálicos de la posterior «fábrica de luz» que aquí existió el siglo pasado. En un panel informativo se explica que hubo luz eléctrica en Aísa antes que en Jaca.

La cárcel pública de Acumuer

Placa en la fachada del Ayuntamiento de Acumuer
Acumuer es una población del Alto Gállego, muy cerca de Sabiñánigo. Escondida en el valle del rio Aurín, presenta una dilatada historia como comunidad humana y atesora numerosas sorpresas agradables para el visitante que la recorre por vez primera. Una de ellas se conserva en la fachada del Ayuntamiento. Se trata de la placa que indica la situación de la cárcel pública, en la planta baja de la Casa Consistorial. La curiosidad se completa con otra placa que se colocó, el siglo pasado, debajo de la imagen que adjunta esta entrada. Sobre fondo azul se lee: Teléfono. No sé si tiene relación el teléfono con la pérdida de libertad después de tanto tiempo.

Vino y comunicaciones con Francia en 1897



El vino oscense tuvo en Francia un fiel consumidor
El diario oscense «La Voz de la Provincia» incluía en su edición del 8 de marzo de 1897 la información de «un periódico de Jaca» sobre tráfico de vinos entre ambos lados del Pirineo. La noticia, aparte de hablar sobre la exportación de los caldos altoaragoneses a tierras galas, aludía también al mal estado de las comunicaciones en la vertiente francesa. Vamos, que el problema viene de antiguo.
El texto era el siguiente: «Continúan algunos arrieros del país llevando directamente a Francia, carros cargados con pipas de vino de la tierra, que pasan la frontera por el puerto de Canfranc y fijan el límite de su viaje en la populosa ciudad de Olorón, extendiendo desde allí el negocio por Mauleón, Orthez, Navarrens, Revenac y Plana de Nay hasta las inmediaciones de Pau.
Y serían más los carros que irían a Francia con vinos del país si no porque hay un trozo de carretera desde la Fundería a Urdox que se ha desplomado; por lo que sería muy conveniente que los señores cónsules de Zaragoza y Huesca llamasen la atención del gobierno francés para que se ordenase una pronta reparación de la carretera desplomada, habilitando el paso de carros y coches».
El ferrocarril llegaba hasta Jaca desde hacía unos pocos años, pero faltaba mucho tiempo hasta que se inaugurara el ferrocarril por Canfranc. Fue en 1928. Hasta entonces, el transporte se hacía obligatoriamente por carretera. El vino, por lo visto, tenía un buen mercado en nuestros vecinos del norte. Prueba de ellos era la importante colonia de comerciantes franceses establecidos en Huesca para este negocio. Pero las comunicaciones tenían problemas.

El mirador de los buitres, visita obligada y a repetir

Espectacular vista de las sierras exteriores del Prepirineo desde el mirador de los buitres
Estos días festivos en los que ha habido tiempo para todo una de esas posibilidades se situaba en Marcuello. Muy cerca de la arruinada fortaleza medieval se encuentra el mirador de los buitres, un observatorio de aves privilegiado, pero un balcón para disfrutar del paisaje y la Naturaleza que es impresionante.
Podemos situanos en Ayerbe (A-132) y tomar la carretera que llave a Sarsamarcuello. Pasamos la plaza y seguimos por el camino ascendente. En tiempo seco, con cuidado, es transitable para turismos. El mirador es accesible para personas con movilidad reducida. Podemos ver la imagen que acompaña estas líneas, con los mallos de Riglos como solista destacado. Por ejemplo. Es una visita obligada y que hay que repetir periódicamente. Me parece.

A dónde irás

Detalle del paso del Descendimiento, mediados de los años 80
Es la pregunta del momento. ¿A dónde vas estos días? Parece ser que hay que ir a algún sitio para demostrar poderío. Supongo. No toco el tambor, pero me quedo en Huesca. Comeré torrijas, algún plato de pescado, veré procesiones y pasearé por la ciudad. Miraré por la tele alguna de las películas clásicas de estos días y soportaré el tiempo... porque seguro que se estropea. Es lo habitual.