Una jornada en la Feria del Libro de Huesca

De izquierda a derecha, Antonio Angulo, Julio Alvira, Aurelio Viñas, Jaime Larruga, Aurelio Biarge, Javier Iriarte y Alfonso Marco
El sábado 30 de mayo se presentó el libro «Ni contigo ni sin ti. Siglo y medio de la llegada del ferrocarril a Huesca». Un calor excesivo obliga, en primer lugar, a agradecer a las personas que acudieron a la cita porque aguantaron estoicamente la ceremonia sin posible cobijo de los rayos del astro rey. Contamos con la presencia de Rosario Raro, la autora de «Volver a Canfranc», lo que también es de agradacer. Tras la ceremonia comenzaron las ventas y firmas. La mañana pasó rápida y con buena afluencia de personas para dedicar el libro, especialmente relacionadas con el mundo ferroviario.
Tras la pausa para la comida, la cosa fue diferente. La gente acudía a la feria, pero la mesa de las firmas quedaba casi inédita, salvo algunas excepciones. Muchas curiosidad por el libro, pero allí se quedaba la cosa. Compartir mesa y/o bolìgrafo con Alfonso Marco, Jaime Larruga, Chesús Yuste y Joaquín Carbonell por la mañana es un lujo para quien esto escribe. Por la tarde, la cosa se completó estando al lado de Antón Castro y José Luis Melero. Quién quiere más.

Los neoconcejales oscenses

Rosario Raro durante su intervenación en la inauguración de la Feria

Esta tarde, en la inauguración de la Feria del Libro, se han podido observar los primeros movimientos de los neoconcejales oscenses y alguna despedida. Las menos. Era fácil saber quién era una persona con concejalìa a estrenar: quien más sonreía y más manos saludaba. Había rostros de nostalgia de los que salen del barco porque están en el puerto de destino y luego la generalidad, que a lo que había ido era a escuchas a Rosario Raro, la autora de Segorbe que ha logrado un gran éxito editorial con su libro «Volver a Canfranc». El mundo de la literatura encuentra en el ferrocarril el hilo conductor de una narración en la que la estación internacional de Canfranc juega un papel que casi todos desconocíamos hasta hace unos pocos años.

Siglo y medio del ferrocarril en Huesca



Este sábado, día 30, a las 12'30 horas y en la Feria del Libro de Huesca se presentará «Ni contigo ni sin ti. Siglo y medio del ferrocarril en Huesca». Es un libro en el que participan Antonio Angulo Araguás, Aurelio Biarge López, Jaime Larruga Masueras, Alfonso Marco Pérez, Aurelio Viñas Escuer y Julio Alvira Banzo, que ha sido el coordinador. Está editado por la Asociación Altoaragonesa de Amigos del Ferrocarril.
Este trabajo resume el proceso seguido en Huesca desde su demanda para figurar en la línea ferroviaria Zaragoza – Barcelona hasta el abandono de esta posibilidad y la apuesta por un ramal que uniera la capital de la provincia con Tardienta, el punto más cercano de esa línea. Posteriormente, se detallan diferentes intentos de contar con una nueva estación de ferrocarril, desde que se colocó una primera piedra en 1882 hasta la entrada en servicio de las nuevas instalaciones en el año 2001.
El ferrocarril de Canfranc y la condición de término que tiene la estación oscense son otros capítulos del libro. Hay un detenido estudio de servicios y materiales móviles utilizados en la línea, con abundante material gráfico.
El tren es un elemento muy evocador en la memoria de las personas porque ha marcado muchas veces su propia historia. Hay un imaginario viaje en tren por estas tierras a modo de epílogo.
No se trata de un resumen exhaustivo de ciento cincuenta años de actividad, sino que es una invitación a pensar en lo hecho y en lo que se puede hacer para solucionar los problemas, algo que no falta.

Periodistas oscenses en el Casino. 1912

Fotografía publicada en el libro «Ramón Acín. 1888-1936», editado por la DPH y la DPZ en 1988


Aquí aparece un grupo de periodistas oscenses de los primeros años del siglo XX. Están posando, pero seguro que luego hablarían de la actualidad provincial. Esta imagen se ha publicado más de una vez, indicando en el pie de foto que era en la redacción de El Diario de Huesca. En función del mueble que hay tras los personajes, la decoración de la pared y el material del suelo, creo que la fotografía fue hecha en el Casino. La sala es uno de los despachos de la planta principal, con la decoración conservada en la pared como en la imagen. El mueble está ahora en la Biblioteca. Se conserva en el Casino una reproducción de esta imagen con una identificación de los personajes, excepto uno. El texto es el siguiente: «Ramón Acin, ¿?, Luis López Allué, Francisco Ena y Mariano Sazatornil (fotógrafo). Año 1912». Solamente falta saber quién es la segunda persona comenzando por la izquierda.

Los perros y el paseo sobre la muralla oscense

Paseo sobre la muralla oscense
El paseo sobre la  muralla de Huesca ya forma parte del ambiente más oscense. Buena prueba de ello es que ya hay mierdas de perro en algunos puntos del recorrido. Los canes disfrutan del siempre atractivo perfil de las sierras exteriores, con primeros planos sobre el campo de fútbol de la facultad de Empresa, las naves industriales y la ronda de Montearagón. Seguro que les atrae la abundante vegetación a los lados del Isuela como referencia para otras necesidades. Los árboles tienen una considerable altura y completan la vista aportamdo un verde intenso. Seguro que no lo pueden resistir. Aquí todo es una tradición en cuatro días.

Ramón Acín y la Asociación de ferroviarios españoles



Leyenda colgando de la marquesina de la estación. Detalle de una foto de Idelfonso Sanagustín. Fototeca de la Diputación Provincial de Huesca

El 9 de mayo de 1925 se celebró en Huesca un festival a beneficio de la Asociación General de Empleados y Obreros de los Ferrocarriles de Españaesta mutualidad. Esta mutualidad, creada en 1888, junto a la inicial actividad asistencial amplió su labor con un montepío, centro de formación, caja de ahorros y centros de enseñanza para hijos de trabajadores. Vino una delegación nacional de la Asociación que tuvo un multitudinario recibimiento en la estación de Huesca. Sus instalaciones fueron adornadas al efecto, contando con el trabajo de Ramón Acín.  El Diario de Huesca publicó una amplia información el dia siguiente. El fotógrafo Ildefonso Sanagustín fotografió la estación en esos días, incluyendo el cartel «Viva la Asociación» que, seguramente, pintaría Ramón Acín.
Estación de Huesca. Foto: Idelfonso Sanagustín. Fototeca de la Diputación Provincial de Huesca
La foto de Ildefonso Sanagustín recoge la locomotora adornada para el evento, con personal de la estación y ciudadanos oscenses en torno a ella. Este datos se incluye en un libro con historias sobre el ferrocarril en Huesca que saldrá publicado en las próximas fechas.

El almuerzo de los corderos

Los pequeños están un poco despistados mientras las ovejas copan los comederos

El paseo por el valle del río Guarga me llevó a la pardina de Arruaba, antigua aldea que llegó a tener tres casas abiertas. En la actualidad es una explotación ganadera de ovino, con el lujo de tener a escasos metros una iglesia románca del siglo XII. El rebaño estaba más pendiente de la llegada del propietario que traía el pienso. En cuanto adivinaron que llegaba, formaron junto a la puerta del cercado y, abierto éste, se dirigieron raudas a los comederos donde se había colocado el pienso. Mientras las ovejas comían, los pequeños corderos parecían despistados, aunque en realidad simplemente esperaban su turno porque todavía dependen de la leche materna. Un pequeño grupo de corderos, los más pequeños, ni siquieran salieron del cercado. Hay pocas imágenes más tiernas que un rebaño de jóvenes corderos.


Los corderos del  «primer ciclo de Infantil» permanecieron dentro del cercado