El ferrocarril y las industrias de La Peña

Instalaciones de Eiforsa en La Peña. Al fondo, a la izquuierda estaba la fábrica de Carburo


La línea del ferrocarril Huesca Jaca dio vida al nuevo núcleo de La Peña, creado tras desaparecer el primitivo por las obras de la presa que lleva su nombre. Fue preciso trasladar la estación y variar el trazado, construyendo un nuevo puente porque la cota máxima de embalse afectaba a la línea en servicio desde 1893.
La flecha señala dónde estuvo la primitiva estación de La Peña, trasladada piedra a piedra a su actual ubicación
Puente primitivo del ferrocarril junto a La Peña
Había electricidad, agua en el embalse -puesto en servicio en 1913- y una línea de ferrocarril parea recibir materiales y exportar producto elaborado. No hay que olvidar que el Gállego es uno de los ríos de la provincia con más saltos hidroeléctricos desde las altas cumbres hasta la tierra llana.
En1904 se constituyó en Zaragoza la empresa Electro Química Aragonesa[1]. Un año después tenía el contrato para el suministro de electricidad. Las instalaciones de la fábrica de Carburo se levantaron en el barrio de la Estación, conocido luego, también, como barrio del Carburo. La materia prima se obtenía en el Saso y Escalete. La fábrica dio vida a La Peña en esta nueva etapa de su existencia.
Una vez construida la presa, había maderistas que bajaban navatas por el Asabón hasta el embalse para transportarla en el ferrocarril a la tierra llana. Luego, esta madera empezó a transformarse en La Peña. En los años 20 se creó un pequeño taller para el tratamiento de la madera.  En 1946 se instaló Eiforsa y desde entonces hasta ahora se trata la madera para diversos usos al aire libre.

[1] Este dato y los siguientes se han extraído del libro «1913-2013. El siglo de La Peña. Historia de un pantano centenario en el río Gállego», de Javier Lafuente González y Jacob Gragera Artal, editado en 2013 por el Sindicato de Regantes del pantano de La Peña.


Una cascada en el barranco de Patariu

El sendero de Beranuy a la ermita de Sis es una una interesante excursión. Recorres un antiguo camino que enlazaba la citada población ribagorzana con las bordas de Beranuy, un espacio que ocupaba el trabajo de sus gentes varios meses al año. Desde aquí sale un sendero que, por zona boscosa, dirige a la ermita de la Virgen de Sis. Son unas cuatro horas y media entre ida y vuelta. También se puede hacer un recorrido circular y, en lugar de regresar por el mismo sendero, hacerlo por el que va a Pardinella y desde alí a Beranuy.
El edificio tiene su interés y el entorno también. Pero la sorpresa es la cascada en el barranco de Patariu que hay al lado del templo. Me parece.

Almacenes y almacenes en la línea Huesca-Jaca

Almacén de Caldearenas, arriba, y de Santa María y La Peña, abajo
El importante patrimonio arquitectónico de la línea de ferrocarril Huesca-Jaca está desapareciendo poco a poco. La falta de uso para el que fue concenbido hace que no haya mantenimiento y de ahí llega, luego, la ruina. Pero hay casos y casos. En Caldearenas hay un almacén que se ha convertdio en local polivalente y en la estación de Santa María y La Peña hay uno que está en ruinas. Son de la misma época. Entraron en servicio en junio de 1893.
En La Peña me comenta un vecino, mientras miramos el alnacén, que el de Caldearenas lo compró el pueblo porque no tenía local social. Aquí, añade esta persona, tenemos ya uno y me señal dónde está. Luego comenta lo que bien que se construía antes y la pena que da perder ese patrimonio.

Huesca despide en silencio su último recuerdo del Canfranc



Ya no hay vías del Canfranc en Huesca

Han sido levantadas las vías de los primeros metros de la línea de ferrocarril Huesca-Canfranc. Es la línea a la que puso su primera piedra el rey Alfonso XII en la ciudad oscense el 2 de octubre de 1882, ante la atenta mirada de miles de oscenses y gentes venidas de otros rincones de Aragón. 
Era el último resto de una línea que, desde junio de 1893 enlazaba por tren Huesca, entre otras localidades, con Ayerbe y Jaca. Luego se unirían Caldearenas y Sabiñánigo. Una variante eliminó el paso de la vía por el interior de la ciudad y parte de su trazado se convirtió en camino peatonal. Quedaron los más de 500 metros que había entre el desvío poco antes de la estación y el paso a nivel de Martínez de Velasco. Allí estaban, también, los enlaces a las harineras. Era una huella de hierro y madera que dirigió una destacada actividad económica en Huesca. Ya no está.

Dos traviesas permanecen en su sitio. No saben que ya no tienen nada que hacer

La lluvia y el granizo a primera escena

Granizo acumulado en una terraza
Hoy la provincia de Huesca está pasada por agua. En el caso del entorno de Huesca, con datos de las 14,39 horas del puesto Arascués-Parque de Guara, la cantidad de agua en forma de lluvia caída hoy era de 43,8 mm. Ayer fueron 28 y en estos últimos siete días, a la hora indicada, se habían recogido 88,20 mm. La suma del mes es de 148 mm., caídos en siete días de precipitaciones. La media del mes es de 62,20 mm. de agua.En Huesca, a mediodía aproximadamente, el granizo ha teniso sun momento de protagonismo.

De enterramientos y cementerios


Monolito en el cementerio de las Mártires en homenaje a Manuel Abad y sus compañeros
El enterramiento más antiguo de Huesca se encuentra en la avenida de Martínez de Velasco. Es una necrópolis que comenzó a utilizarse en la Edad de Hierro, en torno al siglo V antes de Cristo, y estuvo en uso hasta época romana, ya en el siglo I después de Cristo.
En el Medievo, cada cultura tenía su cementerio y los había para judíos, musulmanes y cristianos. Nombres como Fosalé o Fosal de Moros hablan de estas instalaciones. Tanto en ese momento, como en épocas posteriores de mayoría católica en la población, se enterraba en conventos y junto a las iglesias parroquiales o dentro de ellas. 
El claustro de San Pedro el Viejo de Huesca fue lugar de enterramiento (La Ilustración Española y Americana 1874)
Una Real Cédula de 1787 ordenaba construir los cementerios fuera de las poblaciones. En 1804, se prohibió enterrar en el interior de las iglesias. Luego, llegaron más normas de la Administración que buscaban el enterramiento de los ciudadanos lejos de los núcleos poblados. 
El actual cementerio municipal de Huesca entró en servicio el 31 de diciembre de 1846. A lo largo delos años ha sido ampliado en varias ocasiones, hasta llegar a la extensión actual. Previamente, existió en Huesca el cementerio de las Mártires, inaugurado unos años antes que el actual. En su interior se conserva un monolito levantado por los oscenses en memoria de Manuel Abad y sus compañeros, quienes se sublevaron en el Alto Aragón con motivo de la Revolución de 1848, y fueron fusilados en la capital.

Maniobras ferroviarias en Huesca

video

Las dos imágenes que colgué ayer corresponden a esta secuencia de un reportaje familiar rodado con Super 8 entre 1963 y 1964. Aunque breve, esta es la secuencia completa.

Máquinas de vapor en la estación de Huesca


Una película familiar realizada en torno a 1963-1964 incluye una secuencia de siete segundos rodada en la estación de Huesca. Pese a lo breve del tiempo filmado se ven dos locomotoras de vapor, realizando alguna maniobra en la parte del fondo de la estación. Tal vez sean alguna de las tres clásicas que todas las personas mayore recuerdan: Magallanes, Murillo y Martínez de la Rosa. Los archivos familiares, a veces, aportan sorpresas agradables como esta de las máquinas de vapor echando humo.

El núcleo de Montanui, en tierras de Cajigar


Ca de Ramontalla en el núcleo de Montanui
Hace unos meses colgué una entrada titulada «Un paseo por Casa Ramonico, enfrente de Cajigar». En los mapas viene con este nombre un conjunto de edificios e incluso se llama así u trabnsformados eléctrico que hay allí. Pero el caso es que, consultando a Francisco Castillón Cortada en su libro «Anotaciones para el recuerdo. Monesma y Cajigar», editado en 2011, vi que el núcleo en cuestión se llama Montanui y la casa que indicaba como Casa Ramonico es Ca de Ramontalla. Cuelgo de nuevo esta foto y alguna más para dejar constancia de las tres viviendas que hubo en Montanui (hay un pueblo y un municipio con este nombre en la Ribagorza más oriental).
Hay que situarse en la N-230, a la altura de Tolva, tomar el desvío a Luzás y pasada esta localidad, al llegar a Castigaleu, se toma un desvío a la derecha a Monesma y Cajigar. A Castigaleu se puede ir desde el valle del Isábena pasando por Lascuarre. Poco antes de llegar a Noguero, hay un desvío a la izquierda, Es un camino rocoso más que pedregoso en algunos puntos. En el trayecto veremos marcas de sendero GR y de ruta de BTT. Serán dos kilómetros y medio.
Puerta de Ca Ramonico, con el dintel fechado en 1769
Junto al espacio que hay al lado de la primera vivienda, en una zona de encinas, se encuentran los restos de un edificio. Según relata Francisco Marti Fornes en su blog sobre el románico ribagorzano, pertenecerían a una capilla, de pequeñas dimensiones y ábside semicircular orientado al este, «pero nada más nos indica un origen altomedieval». La cabecera agrupa el mayor número de piedras. Sería, a su juicio, una obra muy rústica.
Enfrente hay otra construcción que parece reciente por su fachada, pero que mantiene en un paso cubierto una portada de piedra con la leyenda «AÑO 1769» en el dintel. Este es Casa Ramonico. Adosado está Ca de Guardingo.
Ca Ramonico en primer plano y Ca de Guardingo al fondo
Completa el conjunto un edificio auxiliar con arnal y palomar, así como la correspondiente era sobre la misma roca. El conjunto, aunque con el deterioro que supone que no se viva allí de continuo, es muy fotogénico, especialmente el rincón formado por Casa Ramontalla y el pozo cubierto.

Ebanistas y limpiadoras

Reflejo de una lámpara y una barandilla en la escalera de una vivienda
Volvía a casa tras el correspondiente paseo matutino. En la puerta de un patio, dos operarios con aspecto de ebanistas abrían la puerta y se quedaban parados al ver dentro a la limpiadora. Esta señora, que acababa de fregar el patio, miraba muy seriamente a los trabajadores. Pretendía terminar su trabajo sin sobresaltoa. Los ebanistas, supongo, querrían entrar algún mueble. Habían colocado un tope en la puerta del patio para facilitar su trabajo. En ese momento tropezaron con la mirada de la limpiadora,.Pasé de largo rápidamente. Supongo que los operarios habrán esperado un poco para entrar el mueble encargado.