Chimeneas de Sigüés

Chimeneas de Sigüés
Sigüés es una localidad de la comarca de Jacetania y de la provincia de Zaragoza. Tiene un casco urbano muy interesante, que merece una reposada visita. Se llega desde la N-240, casi en el límite con Navarra. Del conjunto, entre otros elementos, destacan las chimeneas. Estas son algunas.

Berdún desde Mianos

Berdún desde la ermita de Casterillo (Mianos)
Uno tiene la imagen de la población de Berdún sobre un alargado cerro en su Canal, pero siempre mirando el lado más ancho, porque es el que se ve desde la carretera N--240. Pero, por ejemplo, si te vas a la ermita de la Virgen de Casterillo, en Mianos, se ve de otra manera. Así era esta mañana. Parece otro pueblo diferente.

Un paseo por Casa Ramonico, enfrente de Cajigar


Edificio de Casa Ramonico y pozo a laizquierda

El pasado domingo en Diario del Altoaragón un reportaje sobre Casa Ramonico y Casa Llebot, entre Castigaleu y Cajigar. La limitación del espacio impidió inckuir mñas fotos de la primera de ellas que, pese a no estar habuitada, mantiene una fotogenia muy alta, al menos me lo parece. Así que aquí incluyo alguna de las publicadas y otras que quedaron fuera, para conpletar la primera impresión sobre este conjunto de vivienda y edificios auxiliares. Hay que situarse en la N-230, a la altura de Tolva, tomar el desvío a Luzás y pasada esta localidad, al llegar a Castigaleu, se toma un desvío a la derecha a Monesma y Cajigar. A Castigaleu se puede ir desde el valle del Isábena pasando por Lascuarre. Poco antes de llegar a Noguero, hay un desvío a la izquierda, Es un camino rocoso más que pedregoso en algunos puntos. En el trayecto veremos marcas de sendero GR y de ruta de BTT. Serán dos kilómetros y medio hasta Casa Ramonico.

Pasar el túnel de Canfranc en 1928

Túnel de Canfranc (31 marzo 2006)
El 18 de julio de 1928 se inauguró la línea ferroviaria internacional de Canfranc. Presidieron los actos del rey de España, Alfonso XIII, y el presidente de la República de Francia, Gaston Doumerge. Uno de los invitados fue Luis Gonzaga de Azara y López Fernández de Heredia, marqués de Nibbiano. Esta persona, con posesiones en la provincia de Huesca, en cuya capital tenía vivienda, tenía un diario en el que apuntaba todas las incidencias de su vida cotidiana. A la hora de resumir la cita de Canfranc, Luis de Azara anotó que el 18 de julio salió de Zaragoza a las 3 de la madrugada y regresó a las 10 menos cuarto de la noche. El banquete fue a las 12, asistiendo 125 españoles y 140 franceses. Tras el almuerzo, según explica Azara, fueron invitados a atravesar el túnel, en lo que invirtieron 11 minutos.Este diario es ahora consultable en Biblioteva virtual de Aragón

Una mañana nublada

Las Miguelas esta mañana
Parece que el invierno está más cerca de nosotros. Al menos se ha nublado de forma intensa y hasta han caído cuatro (4) gotas a primer ahora de la mañana. A ver qué pasa.

Una noticia sobre almadías en el Ésera


El río Ésera y uno de sus puentes, aguas arriba de Navarri

A veces, un suceso da cuenta de una actividad determinada en un paraje concreto. Llama más la atención si esta actividad ha desaparecido. Este es un ejemplo. El diario oscense La Crónica incluía en su edición del 24 de mayo de 1890 que «una pareja de la guardia civil extrajo el miércoles, del río Ésera, en las inmediaciones del pueblo de Navarri, el cadáver de un hombre que, conduciendo una almadía, fue arrastrado por la corriente yéndose al fondo del río». En aquel momento existía el transporte de madera por el río Ésera mediante almadías o navatas. 
Aunque eran famosos los navateros chesos o se ha recuperado el descenso de navatas por el Cinca y Gállego como actividad lúdica, el Ésera pasa más desapercibido en la memoria de este tipo de transporte . Pero, como en otros, también existió en este río ribagorzano. Carlos Laliena escribió que «los maderos del Pirineo Central eran enviados a través del Ésera y el Cinca al Ebro, por donde afluían a Tortosa y de allí a las atarazanas de Barcelona» en el libro «Un año en la historia de Aragón. 1492». 
Ignacio de Asso, en su Historia de la economía política de Aragón», escribió en 1792 que «Don Juan de Goyeneche puso corriente el corte de madera para mástiles, tablazón, y demás obras de Navíos en los montes de España, que tocan con el valle de Bardaxi, de donde los acarrean en distancia de 3 leguas hasta el río Cinca». 
Antonio Gil Olcina, en un artículo sobre el transporte fluvial de madera, escribió que «en el Pirineo Central las actuaciones hidráulicas se iniciaron tempranamente con la presencia de la “Sociedad Anónima de Fuerzas Hidroeléctricas de Cataluña” (“Sociedad Catalana de Gas y Electricidad”), que instaló centrales en el río Ésera, originando dificultades adicionales a los “navateros” que conducían por este curso y hacia el Cinca sus armadías». Se incluye en el número 69 de la revista Ería (2006).

La Peña Montañesa como referencia en imágenes de Sobrarbe

Muro de Bellós desde la zona de las bordas
La Peña Monrtañesa, aparte de otras características, es muy fotogénica. Como fondo de decorado para  muchos rincones del Pirineo garantiza el éxito de la imagen. Si a esto sumamos, por ejemplo, un pueblo bonito como Muro de Bellós, o un paisaje como el del entorno de Olsón, no hace falta nada más. Me parece.

La Peña Momtañesa, a la derecha, desde el entorno de Olsón

El silencio de Espierlo

El valle del Ara desde Espierlo
La despoblación se ha cebado con buena parte del Pirineo aragonés. Abundan los pueblos sin habitantes permanentes y se multiplican las casas que se van arruinando de forma paulatina pero inexorable. Siempre es triste perder nuestro patrimonio material, pero en medio de este paisaje,  todavía da más pena. Espierlo, cerca de Boltaña, siempre ha mirado a la cara a la Peña Montañesa. Ahora lo hace en silencio.