La alberca de Loreto para disfrutar

Alberca de Loreto el 24 de marzo de 2016
Una de las satisfacciones más inmediatas que se pueden tener al salir de paseo por el entorno de Huesca es, por ejemplo, esta imagen de la alberca de Loreto. No hay que andar ni 3.000 metros para disfrutar de un paraje tan ligado a la historia de la ciudad.
Es uno de los primeros depósitos de agua que construyeron los oscenses para garantizar el riego de sus tierras. Ahora, además, puedes disfrutar de las aves que por aquí descansan en sus rutas migratorias. Me parece.

Desde el entorno de Escalete

La Peña y Yeste desde una cima cercana a Escalete
El entorno del valle del Gállego a la altura de La Peña y su entorno tiene muchos elementos de interés. Sean pueblos, iglesias, molinos... o paisajes. Como este desde una cima en el entorno de Escalete.

El prepirinero, entre Arén y Sobrecastell

Una sencilla caseta pone el contrapunto a un paisaje infinito

Un paseo entre Arén y Sobrecastell, en la Ribagorza, permite disfrutar de imágenes como estas, tomadas junto a una vieja caseta que se resiste a caer aunque esté ya fuera de servicio. Está en la senda que lleva de Sobrecastell a la ermita de San Pedro.

Desde aquí se ve al fondo el arco del cstillo de Arén

Ferrocarriles contra navatas

Tren con un cargamento de madera en la estación de Santa María y La Peña
Foto publicada en el libro «Canfranc, el mito», editado por Pirineum Editorial
La puesta en servicio del ferrocarril de Huesca a Jaca en 1893 cambió la actividad económica de la zona por la que discurría su trazado. La capacidad de transporte de este medio de comunicación no tenía comparación con ninguno de los que existían hasta ese momento. Entre los afectados, estuvo el transporte de madera por los ríos. Navatas o almadías dejaron sitio a los vagones de mercancías. Una noticia recogida en la prensa oscense así lo parecía anunciar en el verano de aquel mismo año.
El diario oscense La Crónica, en su edición del 29 de agosto de 1893, informaba de que «desde el día 15 del próximo mes de septiembre empezará a regir la tarifa especial número 15 IX, para el transporte, en pequeña velocidad, de madera de construcción, de carpintería y de carretería, en trozos, vigas, tablones y postes telegráficos; desde Jaca  a Barcelona Tortosa, sin reciprocidad, 17 pesetas por cada 1.000 kilogramos.
Las expediciones procedentes de o destinadas a una estación no indicada en esta tarifa, pero sí comprendida entre las nombradas, podrán disfrutar de aquella, si la tasa, así calculada, es más ventajosa para os remitentes que la de las tarifas generales o especiales de la Compañía.
Cuando las expediciones recorran el trayecto de la línea Huesca a Jaca en trenes de viajeros, el tonelaje que se exigirá por cada vagón serán de 7.000 kilogramos, o pagando por este peso; pero en el caso de que aquella línea tuviese en circulación trenes de mercancías, habrá de calcularse la tasa por vagón completo de 10.000 kilogramos, o pagando por este peso y por el efectivo si excediera». Debió ser el principio del fin en la zona occidental del Alto Aragón. El embalse de La Peña, en 1913, cerró el tráfico por el Gállego y por el Aragón se mantuvo más tiempo, hasta que se levantó otra presa, la de Yesa, a mediados del pasado siglo.

La vía del Canfranc en Huesca

Medio kilómetro de la línea Huesca-Canfranc
La línea ferroviaria Huesca.Canfranc comenzaba unos metros antes de llegar a la estación oscense. Tras la puesta en servicio de la variante que elimina el paso del ferrocarril por el interior de Huesca, este tramo quedó fuera de servicio. Las vías fueron levantadas en un buen tramo, pero quedan unos metros que tal vez, como elemento histórico, se podrían conservar. Las casillas han pasado a mejor vida, peros estos raíles y señales nos hablan de un gran proyecto ue movió muchos esfuerzos aragoneses. Al final no fue lo que se pensaba, pero tampoco se trata de ocultar nuestra historia. Me parece.

Periodistas y ferrocarriles en los Riegos del Alto Aragón (1922)

Locomotoras en las obras de Tormos (Sociedad y actividades económicas, DPH, 2001, página 61)
Las obras del plan de Riegos del Altoaragón contemplaron el tendido de una línea de ferrocarril entre la estación de Tardienta y la presa del Gállego. Eran las décadas de los años 10 y 20 del siglo pasado y se trabajaba en la citada presa (Ardisa), el canal de enlace, la presa de la Sotonera y los primeros tramos del Canal de Monegros. En mayo de 1922 visitaron estas obras un destacado grupo de periodistas aragoneses. Entre ellos estaban Ramón J. Sender, Manuel Casanova y Fernando Castán. Publicaron sus impresiones sobre el viaje en La Tierra, El Diario de Huesca y El Noticiero, respectivamente.
La expedición se reunió en Tardienta. El día 9, Sender publicaba que, «nos dispusimos después a invadir las vagonetas de un diminuto tren de vía estrecha. Tres de ellas, bien acondicionadas para defendernos de los alfilerazos del sol -¡vaya calor!- fueron totalmente ocupadas por los excursionistas».  Sentados en tan original medio de transporte, Sender añadía que «no hubo quien no dedicara a la pintoresca insignificancia del tren una ingeniosa ironía mientras se acomodaba. Era una parodia de ferrocarril, un tren de bazar con su locomotora pequeña, reluciente y nueva, exornada con ramos de flores por los conductores en cordial homenaje de simpatía a los expedicionarios».
Manuel Casanova, el día 10, detallaba que « la vía diminuta, como de juego, corre por una de las banquetas del Canal, permitiéndonos observarlo a satisfacción». 
Fernando Castán, el 9 mayo 1922 publicó que «montamos en el tren de las obras- un tren diminuto, con sus vagonetas llenas de materiales, su departamento para pasajeros, un “break”, una verdadera monada-».